COMPARTIR

Últimas Noticias

Comparte el secreto para ser un médico feliz

27  Enero  2020

Para Miguel Burnier, Presidente la Sociedad Panamericana de Oftalmología y Director General de Investigación Clínica del Centro de Salud deMcGill University, ser un buen médico implica más que inteligencia y conocimientos académicos, pues la felicidad que siente como médico va más allá de los logros que ha alcanzado en su carrera.

Durante la sesión de Gigantes de la Medicina, a la que asisten líderes de la Medicina y Áreas de la Salud, el profesor brasileño de la Universidad de McGill compartió con estudiantes de la Escuela de Medicina y Ciencias de Salud de TecSalud, lo que él considera que un buen médico debe tener y su pasión por la enseñanza de la medicina.

"Quería ser médico desde que nací".

Cuando Miguel Burnier tenía catorce años, e instado por su madre, comenzó a trabajar con su abuelo en el hospital de éste como ayudante, en la ciudad de Sao Paulo. "Quería ser médico desde que nací, entonces ahí entré al hospital de mi abuelo y nunca más salí", recordó.

De ahí, ingresaría a la Universidad de Sao Paulo para estudiar la carrera de Medicina y realizar una residencia en oftalmología. Actualmente vive en Montreal, Canadá, donde se dedica a la enseñanza de la ciencia de la oftalmología.

Miguel Burnier ha sido reconocido por la Universidad de Sao Paulo con la medalla de oro en oftalmología y por la Sociedad Europea de Oftalmología. Actualmente es director del laboratorio más grande en patología ocular de todo Norte América, elHenry Wilson Ocular Pathology Lab.

Sin embargo, Burnier no considera que sus logros sean solo de él, sino de todo el equipo de médicos que lo han apoyado en sus proyectos. "Nadie llega a un lugar sin ayuda de gente mucho mejor que uno. Yo tuve ejemplos a seguir, y por eso estoy acá".

Su mayor satisfacción como académico

Ante los asistentes a la sesión, Miguel Burnier también habló sobre la importancia de no separar los sueños de los ideales, ya que así, dijo, se puede hacer frente a los altibajos de la vida. "La vida es interesante porque no es lineal, y en la vida hay aciertos y hay errores… Si tienen un sueño tienen que perseguirlo y saber que hay desvíos. Uno está en la vida para tener un compromiso de alcanzar lo mejor que pueda hacer", mencionó.

Al surgir el tema sobre la reconciliación entre el trabajo y la felicidad, el profesor brasileño habló lo que a él lo hace feliz como médico. Para él, lo que lo ha hecho bueno en su trabajo no ha sido ser inteligente, sino disfrutar de ayudar a los demás.

Como ejemplo, contó sobre la historia de cuando conoció a Abelardo Rodríguez, un mexicano que llegó a Canadá con el sueño de ser uno de los mejores oftalmólogos del mundo.

"¿Qué es más importante para mí? ¿Venir acá para hablar de mis logros o contar la historia de Abelardo? Me hace mucho más feliz contar la historia de Abelardo". Ahora, dice, Abelardo Rodríguez es un oftalmólogo reconocido y el encargado en presentar el resumen anual de la Sociedad Panamericana de Oftalmología.

Para Miguel Burnier, saber que tuvo una participación para que el oftalmólogo mexicano cumpliera su sueño, es de los aspectos de su carrera que lo hacen sentirse pleno.

Así, a lo largo de la charla con Guillermo Torre, -a la que asistieron más de 100 médicos y estudiantes de medicina-, Burnier brindó ejemplos sobre los beneficios de la vida de la medicina académica y cómo se puede alcanzar la felicidad al dedicarse a eso.

Durante su visita a Monterrey, el profesor Miguel Burnier también impartió con gran éxito el curso Tumores Oculares y Perioculares, el cual tuvo una duración de 3 días y en donde expuso el resultado de su actividad clínica y de investigación.

Asimismo, ofreció el Curso de Actualización en las Disciplinas (CADI) a la comunidad médica de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud.

BÚSQUEDA DE MAESTROS